La promoción integral de la mujer
Lunes, 03 de Mayo de 2010 11:56
   
  Tania Martínez Alfaro
(Diócesis de Segorbe - Castellón)
 
   
  Durante una Revisión de Vida en el grupo, surgió un hecho de vida que a todos nos interesó: “Una mujer de un barrio dijo que cuando había elecciones, ella no elegía su votación, su marido lo hacía por ella”.

Sabíamos que existían los Centros de Cultura y Promoción de Adultos. Esta nos pareció una buena solución para la inquietud que surgió en el grupo. El ideario de los Centros contempla la promoción integral de la persona pero también la evangelización de la misma y del ambiente.

Dos personas del grupo hicieron el curso de Animación-sociocultural, el curso implicaba el estudio de un barrio, cuando al fin nos decidimos por uno, vimos que las características eran las siguientes:

Barrio separado por la vía del tren y atravesado por la carretera nacional paralela a la vía.

La población en un 80%, la formaban “inmigrantes nacionales” procedentes de otras comunidades o de pueblos de la propia provincia. Habían llegado a la capital en busca de un mejor trabajo y para facilitar que en su día sus hijos pudieran estudiar.

La situación de la mujer es ama de casa que sacaba unas horas para trabajar en otras casas y aportar algo de ingresos al hogar familiar.

Son personas de escasa cultura, no están acostumbradas a reunirse, solo a tomar un café cuando dejaban a los niños en el colegio.
 
   
   
   
  Conocíamos el objetivo de nuestra acción, algunas nos habíamos preparado, nos marcamos unos objetivos y un plan de trabajo y nos pusimos a realizarlo. Necesitábamos un local que pedimos al Ayuntamiento y nos lo concedió. Convocamos y acudieron mujeres (10) entre 29 y 40 años hoy son 28.

La nueva realidad crecía poco a poco y nos transformaba a todos.

Al grupo:

Cada vez más implicados en la acción, íbamos descubriendo matices de la situación de esas mujeres, que para sorpresa nuestra a veces no era tan diferente a nuestra propia experiencia.

Programábamos y revisábamos las acciones.

Las mujeres:

Asistían al Centro dos veces por semana.

Se dio un proceso muy parecido al que se da en los grupos, se encontraron con ellas mismas, aprendieron a valorarse, se escuchaban y respetaban y surgió entre ellas una gran confianza y amistad.

Crecieron en conocimientos y discernimiento.

Salieron de su pequeño mundo pero iban con ojos nuevos, capaces de transformar la realidad.

Ellas también se comprometieron: En Asociación de Padres, asociación de vecinos, parroquia, en el Ayuntamiento (Mesa de Bienestar Social, gabinete de la Mujer, Mesa de seguridad ciudadana). Para estar en estos medios se reflexionaron y asumieron unos criterios de actuación, se comentaba el orden del día de las reuniones y se opinaba, representaban al Centro y eran las transmisoras del sentir de todas.

Como conclusión, se dio un cambio en todos y dentro de nuestra sencillez intentamos cambiar algunas cosas o por lo menos denunciarlas.
 
   
  “La Misión del Acompañante”
I Encuentro General de Acompañantes de ACG
Mesa de Experiencias
Lardero [La Rioja] 17 y 18 de abril de 2010
 
   
  Descargar

Más información
 
   
   
   
   
Última actualización el Lunes, 03 de Mayo de 2010 11:56
 
 

On line

Tenemos 29 invitados conectado(s)