Preparando el Domingo (Niños)

(También el domingo 1 de septiembre)

VENDRÁN DE ORIENTE Y DE OCCIDENTE Y SE SENTARÁN A LA MESA EN EL REINO

25 de agosto 2019 (XXI Domingo del Tiempo Ordinario)

DESCARGAR

 
adultos

En aquel tiempo, Jesús, de camino hacia Jerusalén, recorría ciudades y aldeas enseñando.
Uno le preguntó: - «Señor, ¿serán pocos los que se salven?»
Jesús les dijo: - «Esforzaos en entrar por la puerta estrecha. Os digo que muchos intentarán entrar y no podrán. Cuando el amo de la casa se levante y cierre la puerta, os quedaréis fuera y llamaréis a la puerta, diciendo: “¡Señor, ábrenos!”; y él os replicará: “¡No sé quiénes sois!”
Entonces comenzaréis a decir: “Hemos comido y bebido contigo, y tú has enseñado en nuestras plazas.”
Pero él os replicará: “No sé quiénes sois. Alejaos de mí, malvados.”
Entonces será el llanto y el rechinar de dientes, cuando veáis a Abrahán, Isaac y Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros os veáis echados fuera. Y vendrán de oriente y occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. Mirad: hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos.»

Lucas 13, 22-30

 
 

ORACIÓN

Gracias, Señor Jesús,
por tantos testimonios de personas
que por seguirte han sido capaces
de renunciar a tantas cosas.
Gracias por la entrega absoluta
de muchas personas
a tu causa, a la causa del Reino.
Perdón, Señor Jesús,
porque a veces queremos nadar
y guardar la ropa.
Perdón porque ante las dificultades
claudicamos
o no las asumimos con entereza,
con alegría.
Ayúdanos a seguirte siempre.

PARA MEDITAR

Muchas veces estamos preocupados de salvarnos nosotros, de que las cosas nos salgan bien a cada uno de nosotros, pero no nos preocupamos mucho por los demás.

Jesús nos dice que si nos queremos salvar, que si queremos ser sus seguidores, debemos preocuparnos por los demás, estar atentos a lo que necesitan los demás. Y es que la salvación de la que habla Jesús no es una salvación egoísta, para mí mismo, es una salvación de todos, por eso debemos estar atentos a lo que les sucede a todas las personas.

PARA HACER VIDA EL EVANGELIO

  • Cuenta una situación de tu vida en la que hayas ayudado a alguien en un problema que ha tenido.

  • ¿Por qué has ayudado a esa persona? ¿Cómo te sentiste? ¿Cómo se ha sentido la persona a la que has ayudado?

  • Escribe un compromiso sencillo para ayudar esta semana a una persona que te necesita.

 

EL QUE SE ENALTECE SERÁ HUMILLADO Y EL QUE SE HUMILLA SERÁ ENALTECIDO

1 de septiembre de 2019 (XXII Domingo del Tiempo Ordinario)

DESCARGAR

ninos

Un sábado fue a comer en casa de uno de los jefes de los fariseos; éstos lo estaban acechando.
Jesús, al observar que los invitados escogían los primeros puestos, les dijo esta parábola: «Cuando alguien te invite a una boda, no te pongas en el primer asiento, no sea que haya otro invitado más honorable que tú, venga el que te invitó y te diga: Cede el sitio a éste, y entonces tengas que ir avergonzado a ocupar el último puesto. Por el contrario, cuando seas invitado, ponte en el último puesto, y así, cuando venga el que te invitó, te dirá: Amigo, sube más arriba. Entonces te verás honrado ante todos los comensales. Porque el que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado». Dijo también al que le había invitado: «Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos; no sea que ellos te inviten a su vez y ya quedas pagado. Cuando des un banquete invita a los pobres, a los inválidos, a los cojos, a los ciegos; entonces serás dichoso porque ellos no pueden pagarte, y recibirás tu recompensa en la resurrección de los justos».

Lucas 14, 1.7-14

 

ORACIÓN

Tú nos invitas a la gratuidad.
Al estilo que tiene Dios que hace salir
el sol para buenos y malos.
Tú, Señor Jesús, fuiste desinteresado,
generoso, gratuito,
eso es lo que viviste permanentemente.
Es así como quieres que seamos.
¡Cuánta gente hay en la Iglesia
desinteresada, generosa… catequistas, gente metida en Cáritas,
visitadores de enfermos, educadores, gente de la Acción Católica,
personas que se ocupan de la limpieza de la iglesia, lectores, etc. etc.
Gracias, Señor Jesús, por todos ellos.
Ayúdanos Señor a ser generosos,
desinteresados.
Ayúdanos a trabajar por una Iglesia
llena de gratuidad.

PARA MEDITAR

Jesús nos vuelve a proponer que fijemos nuestra mirada en los más pobres. Jesús sabe que todos nosotros muchas veces nos podemos olvidar de lo más importante. Por eso nos recuerda que debemos estar atentos de las personas que más necesitan de todos nosotros.

Y que hagamos las cosas con humildad, sin buscar el aplauso o la palmadita en el hombro de los demás. Los cristianos nos hacemos las cosas para que nos lo reconozcan, sino porque creemos que es algo bueno para Dios y para todos nosotros.

PARA HACER VIDA EL EVANGELIO

  • Escribe la última vez que has hecho algo importante por una persona que lo necesitaba.

  • ¿Por qué decidiste ayudar a esta persona? ¿Por qué Dios quiere que estemos atentos con los pobres?

  • Escribe un compromiso sencillo para ser más consciente de las personas que están cerca de ti y son pobres..