Preparando el Domingo (Niños)

“SE ESTABLECIÓ EN CAFARNAÚN. ASÍ SE CUMPLIÓ LO QUE HABÍA DICHO ISAÍAS”

26 de enero de 2020 (III Domingo del tiempo ordinario. Ciclo A)

DESCARGAR

ninos

Cuando oyó que Juan estaba en la cárcel, Jesús se retiró a Galilea. Dejó Nazaret, y se fue a vivir a Cafarnaún, en la ribera del lago, en los términos de Zabulón y Neftalí, para que se cumpliese lo que había anunciado el profeta Isaías: Tierra de Zabulón y de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los paganos; el pueblo que yace en las tinieblas ha visto gran luz, y para los que yacen en la región tenebrosa de la muerte ha brillado una luz. Desde entonces comenzó Jesús a predicar y decir: «Convertíos, porque el reino de Dios está cerca».
Paseando junto al lago de Galilea, vio a dos hombres: Simón, llamado Pedro, y Andrés, su hermano, echando la red en el lago, pues eran pescadores. Y les dijo: «Venid conmigo y os haré pescadores de hombres». Ellos, al instante, dejaron las redes y lo siguieron. Fue más adelante y vio a otros dos hermanos: Santiago, el de Zebedeo, y Juan, su hermano, en la barca con su padre Zebedeo, remendando las redes; y los llamó. Ellos, al instante, dejaron la barca y a su padre, y lo siguieron. Jesús recorría toda Galilea enseñando en sus sinagogas, predicando el evangelio del reino y curando todas las enfermedades y dolencias del pueblo.

Juan 1, 29-34

 

ORACIÓN

Conviértenos a Ti, Señor,
para que abandonemos el rumbo que nos despista,
para que sigamos seguros el camino elegido,
para abandonar la vida mediocre y rutinaria,
para que nuestro corazón sienta tu presencia.
para que nos dejemos dinamizar por Ti.
Conviértenos a Ti, Señor,
para que tu entusiasmo revitalice
nuestra existencia,
para que nos queremos a nosotros mismos
como Tú nos quieres,
para salir al encuentro del otro,
con corazón de hermano,
para dolernos con los demás,
como si fuéramos nosotros mismos,
para regalar nuestro trabajo al mundo,
para hacerlo mejor,
para instaurar un tipo de comunicación
profunda y cálida.

PARA MEDITAR

El Evangelio de hoy nos cuenta como Jesús iba proponiéndoles a los apóstoles que le siguieran. Lo hace de manera muy sencilla, sin grandes discursos y sin ninguna promesa. Les invita a seguirle. Y ellos le siguen sin saber muy bien cual va a ser el futuro.

Del día de hoy podemos aprender dos cosas. La primera es que Jesús nos llama. También hoy nos llama de la misma manera que llamó a Pedro o a Juan. La cuestion es si sabemos escuchar su llamada. A veces, cuando hay mucho ruido o demasiadas voces nos cuesta escuchar que alguien nos llame. Y en segundo lugar la respuesta limpia y sencilla de los apóstoles, arriesgando sus vidas, tomando una decisión cada uno de ellos desde la libertad.

 

PARA HACER VIDA EL EVANGELIO

  • ¿Alguna vez le has dicho SÍ a Jesús con algo que hayas hecho en tu vida? Seguro que si.

  • ¿Qué podemos hacer los cristianos para estar atentos a las llamadas que Jesús nos hace?

  • Escribe un compromiso para seguir a Jesús como hacían los apóstoles..