Preparando el Domingo (Niños)

 "DAD AL CÉSAR LO QUE ES DEL CÉSAR Y A DIOS LO QUE ES DE DIOS"

 22 de octubre de 2017 (XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO)

DESCARGAR

ninos

Los fariseos se fueron a deliberar y ver cómo le podrían cazar en alguna palabra. Le enviaron discípulos suyos con los herodianos a decirle: «Maestro, sabemos que eres sincero, que enseñas de verdad el camino de Dios y que no te importa nada el qué dirán, porque no te fi jas en las apariencias. Dinos tu parecer: ¿Es lícito pagar el impuesto al césar o no?». Jesús, conociendo su malicia, dijo: «Enseñadme la moneda del tributo». Ellos le presentaron un denario. Jesús les dijo: «¿De quién es esta efi gie y esta inscripción?». Respondieron: «Del césar». Él les dijo: «Pues dad al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios».
Mateo 22, 15-21

 
 
 

ORACIÓN

Ayúdanos, Señor Jesús,
a ser valientes, lúcidos,
a saber en lo concreto de la vida
“dar a César lo que es del César
y a Dios lo que es de Dios”.
Para ello ya sé que hemos de procurarnos unos medios, unos instrumentos:
la comunidad cristiana, Asociación,
un Equipo o unas personas
con las que refl exionamos
nuestras vidas.
Es muy importante el alimento
frecuente de la Palabra de Dios
o la participación en la Eucaristía,
ciertas lecturas, un día de retiro,
la Revisión de Vida etc.
En la práctica no siempre resulta fácil mantener el equilibrio que Tú nos propones.
Ayúdanos a saber dar a cada uno,
al César y a Dios, lo que les pertenece.
Ayúdanos, Señor Jesús,
a saber en cada momento
dar lo que es tuyo
y a saber trabajar por lo tuyo.

 

PARA MEDITAR

Los fariseos no se fiaban de Jesús, no les gustaba Jesús. No veían en Él al Hijo de Dios. Pensaban que era un impostor. Por eso le ponían a prueba y le hacían preguntas “para pillarlo”. Y Jesús les contestaba con tranquilidad, no les contestaba de malos modos, sino con tranquilidad e inteligencia.

En este mundo en el que vivimos, muchas veces nos ponen a prueba, porque no creen que seamos verdaderamente seguidores de Jesús. No creen que somos lo que decimos que somos.

Nosotros también tenemos que estar a la altura de lo que nos toca vivir, por eso debemos saber dar respuesta de nuestra vida cristiana, con nuestras palabras y con lo que hacemos, con nuestra forma de vivir.

PARA HACER VIDA EL EVANGELIO

  • ¿Alguna vez te han preguntado por qué eres cristiano o por qué vas a la parroquia? ¿Cómo ha sido la situación?

  • ¿Qué crees que esperan las personas que no son creyentes de los cristianos?

  • Escribe un compromiso que te ayude a hablar a los demás de Jesús.