• Prensa

ACG presente en el Congreso Eucarístico Internacional de Budapest

ACG presente en el Congreso Eucarístico Internacional de Budapest.

 

consiliarios ACG

 

Bajo el lema «… en ti están todas mis fuentes…», (frase tomada del Salmo 87,7) se desarrolló el 52º Congreso Eucarístico Internacional en Budapest (Hungría), del 5 al 12 de septiembre.

«De la Eucaristía mana hacia nosotros la gracia como de su fuente y se obtiene la santificación de los hombres» (Sacrosanctum concilium, 10).

Tuve la dicha de poder participar en este congreso, desde Acción Católica General (ACG) junto con miles de personas de todo el mundo, formando parte del equipo del FIAC (Foro Internacional de Acción Católica), junto con los hermanos de Hungría y Rumanía.

¡Dios te trajo! ¡Dios sea contigo! son, en traducción literal, las fórmulas de saludo y despedida tradicionales en Hungría. Y bien podemos decir que Dios estuvo con nosotros.

El Congreso se inauguró solemnemente el domingo, 5 de septiembre en la Plaza de los Héroes, con la Eucaristía, en el mismo lugar donde fue clausurado el domingo, 12 de septiembre por el Papa Francisco.

Oraciones, catequesis, Eucaristías, charlas, exposiciones, eventos culturales, conciertos, talleres, testimonios, adoraciones… nos permitieron adentrarnos más y más en el misterio eucarístico y así poder beber de esa fuente que siempre sacia y nunca se agota.

Quiero señalar, especialmente tres momentos en los que la Acción Católica tuvo una especial presencia. El primero de ellos fue el martes, 7 de septiembre donde Kálmán Dabóczi, presidente del Movimiento de los Setenta y Dos Discípulos (la Acción Católica de Hungría), llevo cabo una sesión de formación: «Por vosotros. Una red de movimientos católicos húngaros al servicio de las familias»

Otro de los momentos tuvo lugar el viernes, 10, donde el Cardenal Baltazar Porras Cardozo, presidente de la Fundación Acción Católica Escuela de Santidad, nos animó con la charla: «Santos en el pueblo de Dios y en el mundo, la vocación de los laicos creyentes a la santidad». Presentó de una manera sencilla pero profunda, lo que significa vivir una vida de santidad. ¡Alimentados por la Eucaristía cuántos laicos de Acción Católica, hombres y mujeres, jóvenes y adultos, así como sacerdotes, han sido ejemplos de santidad y ahora los tenemos como referentes e intercesores!

Y el último momento que llevó a cabo la Acción Católica de una manera especial fue el webinar: «La Eucaristía en el centro de la propuesta de la Acción Católica para la formación de los laicos discípulos misioneros»

Previo a la clausura del Congreso, la noche del sábado tuvo lugar una Eucaristía seguida de una gran procesión Eucarística por las calles de Budapest. Miles y miles de personas acompañamos al Santísimo Sacramento en un ambiente sobrecogedor. Los cantos, el silencio, la adoración, las reflexiones hicieron posible que experimentáramos la cercanía de todo un Dios hecho fragilidad en un trozo de pan, que fortalece a todo aquel que lo recibe, y le capacita para ser servido en los pobres y necesitados de nuestro mundo.

El Congreso finalizó con la Eucaristía celebrada por el Papa Francisco en la Plaza de los Héroes, donde fue inaugurado. El Papa señaló cómo la renovación del discipulado pasa por tres momentos: el anuncio de Jesús, el discernimiento con Jesús y el camino en pos de Jesús. Y en el centro: la cruz, porque aún no estando de moda, siempre es fuente de sanación, de salvación.

Personalmente agradezco a Dios la posibilidad de haber podido participar en este gran evento de toda la Iglesia como Acción Católica General, formando parte del FIAC. El encuentro vivido entre los miembros de Acción Católica de Rumanía, España y Hungría ha sido realmente enriquecedor y ha abierto nuevos caminos, para seguir construyendo puentes, espacios de comunión y evangelización.

.

Imprimir Correo electrónico