Sencillo, pero grande PDF Imprimir E-mail
Jueves, 05 de Julio de 2012 10:56

 

Así fue, sencillo pero grande. Así son las cosas que suelen protagonizar los pequeños, los que ponía el Señor como ejemplo de los mayores e importantes. Así fue el día de convivencia y peregrinación que vivimos más de cuatrocientas personas en La Virgen del Camino, Patrona de la Región leonesa, en el Año jubilar al cumplirse el 50 aniversario de la inauguración de la Basílica.
En ese marco tan significativo y a los pies de Ntra. Sra. del Camino, inauguramos, en nuestra diócesis de León, el Sector de Infancia de Acción Católica General.
Desde su inicio, la marcha a pie tuvo un tono y colorido festivos. Distintas pañoletas con distintos colores identificaban a cada arciprestazgo; los niños llevaban su propia pañoleta, de color verde. Al participar varios cientos de personas en la peregrinación, la Policía Local y los miembros de Protección Civil se esforzaron en aplicar todas las medidas de seguridad, lo cual agradecemos; tanto fue su celo que nos impidió realizar algunas actividades y juegos con los niños. Pese a este inconveniente, asumido con agrado por facilitar la seguridad de todos, hicimos del camino una gozosa marcha al encuentro de la Virgen nuestra patrona. La climatología nos acompañó, y durante el recorrido contamos con una temperatura agradable y un cielo nublado, lo cual todos agradecimos.

Una vez alcanzada la meta, y mientras los mayores recobraban el resuello, el grupo de niños (entorno a 50), con una capacidad asombrosa de recuperación, comenzó a disfrutar de algunas dinámicas de conocimiento, de romper el hielo, y distintos juegos que procuraban crear grupo.
El rector de la Basílica, en un breve y sencillo acto, acogió a todos los peregrinos, y ante todos se desplegó una pancarta con una enorme “Bienvenidos”.
A continuación celebramos la Eucaristía en la explanada adyacente a la Basílica, presidida por el Vicario General de la Diócesis, y preparada por la Delegación de Pastoral familiar, que celebraba la Jornada de la Familia. Su organización ayudó a la participación, también de los niños que, en algunos momentos, como fue la paz, expresaron su saludo de paz con un gesto.

 


Concluida la Eucaristía, el grupo de niños entraron en la Basílica de la Virgen del camino, y en su camarín tuvieron una breve explicación del lugar y del gesto que, durante siglos, tiene la gente sencilla de besar el manto de la Virgen, como gesto de confianza, de devoción, de búsqueda de amparo y protección. Cantamos allí una canto a nuestra Madre del cielo y besamos con cariño su manto.
Tras aquel momento tan especial, compartimos la comida y la alegría; una comida que se hizo casi con prisas porque había mucho que jugar y disfrutar: desplegamos un paracaídas e hicimos algunos juegos cooperativos, cantamos, bailamos, y corrimos al pañuelo por detrás con aterrizajes sin paracaídas (la base aérea está muy cerca).
Por último, tuvimos una oración mariana, con protagonismo especial para los niños: ellos fueron los que nos ayudaron, de forma sencilla y expresiva, a rezar un “Ave María” lleno de plasticidad: cada niño nos mostraba en una cartulina una frase para concluir con un “Amén” que lo leímos al revés (cosas del directo). Al finalizar la oración, compartida por todos los peregrinos, el grupo de niños, ante la imagen de La Virgen del Camino leyó la siguiente oración:



Madre nuestra, Virgen del Camino,
los niños y niñas que hemos peregrinado hasta ti
te pedimos que no nos dejes de tu mano,
te pedimos que nos sigas llevando a Jesús,
tu hijo y nuestro hermano.
Hoy nos invitan a recorrer un camino
como una aventura que lleva al Señor.
Tú eres la Virgen del Camino,
Tú eres la Madre de todos los Caminos
que conducen  a Jesús.
Te rogamos que bendigas este camino
que hoy inauguramos;
Te rogamos por todos los niños y niñas
que vamos a recorrerlo agarrados de tu mano:
Creciendo en la fe queremos confiar en Jesús, tu hijo.
Creciendo en la esperanza queremos vivir siempre alegres.
Creciendo en el amor queremos ser tus amigos,
siempre dispuestos a construir un mundo mejor para todos.
Nuestra Señora del Camino,
bendícenos y protégenos, anima a quienes nos van a acompañar
y permítenos llegar, todos juntos, a las alegrías  que sólo Jesús puede dar.
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén

Jesús Miguel Martín Ortega
Vicario de Pastoral

Última actualización el Jueves, 06 de Septiembre de 2012 16:25