Primer Encuentro diocesano de la ACG en Tarragona PDF Imprimir E-mail
Martes, 29 de Mayo de 2012 09:00

El sábado día 19 de mayo, unas cincuenta de personas de varias parroquias de la archidiócesis se reunieron en el primer Encuentro diocesano de ACG en la iglesia parroquial de Sant Pau de Tarragona respondiendo al segundo objetivo del actual Plan pastoral diocesano 2010-2013 que se propone «urgir en los cristianos y cristianas laicos el compromiso social por el Reino en nuestra sociedad de hoy y de aquí»


Después de una breve oración y la presentación de la jornada a cargo del Sr. David Brumós, presidente diocesano de l´Acció Catòlica General, Mn. Jordi Vila, Delegado diocesano de Apostolado Seglar, ofreció a los asistentes una formación sobre el plan personal de vida cristiana basada en tres partes: el por qué de los Grupos de Vida Cristiana, cuál es el contenido de las reuniones y el proyecto personal de vida cristiana.

Constatando la presencia de bastantes personas implicadas en el movimiento d´Acción Católica General desde hace años, Mn. Vila explicó brevemente que la ACG no consiste en otra cosa que estar en red entre los grupos de vida parroquial que se vayan dando en la diócesis. «Esto es una gran riqueza tanto para las personas como para los grupos», destacó.

 


A continuación, Mn. Vila concretó diferentes realidades humanas y ámbitos sociales donde tiene lugar la transmisión de la fe partiendo de un nivel general hasta llegar a ejemplos más concretos como el papel de la familia en la transmisión de la fe o de un grupo de vida, las vivencias de los días de acogida de las JMJ, la Misión Metrópolis como la vivida en Barcelona o bien otras iniciativas como las que se dan en el terreno de la nueva evangelización son plataformas que permiten visualizar abiertamente la fe y darla a conocer a los otros, tienen un efecto positivo que puede abrir nuevas perspectivas o plantear nuevos interrogantes como querer crecer en la fe. Este es el espacio propio del grupo de vida cristiana, explicó Mn. Jordi Vila. En cuanto al contenido de las reuniones se estructura en cuatro ejes como la formación, la oración, el estudio de evangelio que permite hacer una lectura espiritual de la Palabra de Dios a la vida de cada cual; y la revisión de vida, analizar la propia vida con la mirada de Jesús, en un sentido evangélico. Mn. Vila también destacó la importancia del acompañamiento personal de los miembros del grupo por parte de un presbítero, religioso/a o laico/a que tenga una experiencia de fe seria porque «siempre nos enriquecerá e iluminará en nuestro camino de vida cristiana.»


Seguidamente, al interior de la iglesia, tuvo lugar un rato de oración organizada y conducida por la Delegación diocesana de pastoral de juventud que contó con la presencia del Sr. Arzobispo, Mons. Jaume Pujol. La plegaria puso de relevo los pilares fundamentales que tiene que tener todo grupo de vida cristiana en cualquier parroquia: la espiritualidad, la formación, la misión, vivir un proceso y un proyecto y el acompañamiento; junto con cantos y la lectura de diferentes fragmentos del Evangelio. Al acabar, hubo un almuerzo de hermandad en los locales de la parroquia donde cada cual pudo compartir su vivencia personal y de grupo a nivel de fe.

Última actualización el Martes, 26 de Junio de 2012 12:24