Retiro de Adviento de Acción Católica Segorbe-Castellón PDF Imprimir E-mail
Martes, 20 de Diciembre de 2011 16:41
Imagen general del Retiro de Adviento de la AC de Segorbe-Castellón

El sábado 10 de diciembre tuvo lugar en el “Maset de FRATER” (centro de integración de discapacitados físicos) del Grao de Castellón el Retiro de Adviento de los movimientos de Acción Católica General de la diócesis de Segorbe-Castellón.
Entre los 60 asistentes se encontraban los presidentes de los tres movimientos de Acción Católica de la Diócesis: Chimo Nebot (Fraternidad cristiana de personas con discapacidad-FRATER-), Eusebio Moreno (Hermandad Obrera de Acción Católica -HOAC-) y José Seguer (Acción Católica General -ACG-), así como Charo Castelló, presidenta de la sección europea del Movimiento Internacional de Trabajadores Cristianos y militante de la HOAC.
El tema del retiro fue “la caridad”, que es uno de los objetivos diocesanos para este curso.

Miguel Díaz, párroco de Ntra. Sra. de los Desmparados de la localidad diocesana de Burriana y consiliario de “Manos Unidas”, nos presentó el tema, insistiendo en que la caridad es el corazón y motor de la vida y del compromiso evangelizador de los cristianos. El sentido bíblico de la Justicia es dar a todas las personas la posibilidad de que sean efectivamente personas, de que puedan vivir ya, aquí y ahora con la dignidad de hija de Dios. Reconociendo los derechos de todas aquellas personas a quienes hasta el presente les había sido negados. “El Magnificat” de María (Lc. 1,46-55) es un canto de adoración y agradecimiento al Dios misericordioso, que se hace presente en la historia para hacer posible lo imposible: Que comience a realizarse en la historia su justicia, su plan salvador, su Reino.
En las bienaventuranzas de Lucas (Lucas 6,20-23) – continuó Díaz- es Dios quien toma radicalmente partido a favor de los oprimidos, en la de Mateo (Mt. 5, 1-11) se muestra la actitud de losque se identifican con el Dios del Reino, colaborando con Él en dar respuesta a tantas situaciones injustas, de tantos inocentes que sufren. De acuerdo con ésto, “la misericordia” no se contrapone a “la justicia” (como solemos hacer nosotros) sino que se realiza como hambre y sed de justicia. En palabras del beato Juan Pablo II: “el amor por el hombre y, en primer lugar, por el pobre, en el que la Iglesia ve a Cristo, se concreta en la promoción de la justicia” (Centesimus Annus, 58-1).
Construir justicia exige que sean las instituciones económicas, políticas, sociales, etc, las que estén al servicio de la promoción integral de toda la persona y de todas las personas. Cuando las instituciones no están al servicio de la promoción de las personas, son “estructuras de pecado”, mecanismos de injusticia, tal como nos dice la Doctrina Social de la Iglesia.
Pero para ir logrando que las instituciones vayan estando, cada día más, al servicio de la promoción de las personas es necesario que se generalicen actitudes y comportamientos en los ambientes, que sean expresión de solidaridad activa con las personas, a quienes se les está negando su dignidad de hijas de Dios (Gaudium et Spes 26,c; Marcos, 2,23-3,6)
Continuó un tiempo personal de oración, tras el cual se preparó la Eucaristía, que fue celebrada por José María Marín, nuevo consiliario diocesano de la FRATER, y concelebrada por, además del ponente Miguel Díaz, Albert Arrufat, consiliario intercontinental de FRATER, Vicent Paulo, consiliario diocesano de la HOAC y Manolo Agost, consiliario diocesano de ACG.
Al terminar el acto se celebró una comida de hermandad  de "pa i porta" en el propio comedor del MASET de Frater.

 

Última actualización el Jueves, 22 de Diciembre de 2011 09:59