Itinerario de Formación Cristiana para Adultos
Jueves, 16 de Diciembre de 2010 13:05
La Acción Católica General, en su asamblea constitutiva de Cheste en el verano de 2009, inició su andadura como espacio eclesial idóneo para que los laicos habituales de todas las parroquias puedan vivir la fe en Jesucristo de forma comunitaria y organizada.

El documento «Proyecto de Acción Católica General: “A vino nuevo, odres nuevos” (Mc2, 22)» es el elemento clave sobre el que se ha articulado todo este camino que hemos emprendido en la Acción Católica. Camino que debemos seguir recorriendo con firmeza y audacia en una búsqueda constante de nuevos medios e instrumentos para que el mensaje de Jesucristo toque el corazón de las personas, sean de la edad y condición que sean.


La formación cristiana es clave para aquellos que no conocen a Jesucristo, o lo conocen pero languidecen en su fe, pero también es muy necesaria para los cristianos que diariamente participamos de la vida de la Iglesia y del mundo.


El Itinerario de Formación Cristiana para Adultos es el instrumento con el que la Acción Católica General está llevando a cabo la misión de formar cristianos en las etapas de iniciación a la identidad cristiana y en la etapa posterior de consolidación. Instrumento formativo que es compartido con otras realidades, asociaciones y movimientos de la Iglesia y que favorece la comunión eclesial y la multiplicación de cristianos que sepan dar razón de su ESPERANZA.
¿POR QUÉ UN ITINERARIO DE FORMACIÓN? «La formación de los laicos es una prioridad de máxima urgencia para toda la Iglesia. Y no sólo un interés único de ellos solos». En estos términos se refiere el Documento de la Conferencia Episcopal Española, Los cristianos laicos, Iglesia en el mundo, para destacar la urgencia y prioridad de la formación de los laicos en el marco de la Iglesia misterio-comunión-misión. La Comisión Episcopal de Apostolado Seglar de la Conferencia Episcopal Española ofrece con esta colección una respuesta a esta prioridad.

AUTORÍA:
En la elaboración de estos temas ha colaborado, bajo la guía experimentada de Mons. Elías Yanes, Arzobispo Emérito de Zaragoza, un grupo numeroso de personas -obispos, catequetas, biblistas, profesores de teología, pastoralistas, consiliarios y militantes de Acción Católica-, que han aportado su enfoque desde distintas perspectivas.

DESTINATARIOS:
Los destinatarios de esta publicación son principalmente los laicos cristianos que quieren ser miembros activos y responsables en su condición de cristianos y de miembros de la Iglesia, sin excluir a quienes, sin ser creyentes, desean interesarse por el proceso formativo en el laicado cristiano.
0. PRESENTACIÓN Y GUÍA DEL ACOMPAÑANTE: El Itinerario de formación está concebido en dos grandes etapas de cincuenta temas cada una. La primera etapa, de inspiración catecumenal, trata de ahondar en la identidad cristiana común a todo bautizado, propiciando la maduración de la fe en todas sus dimensiones. La segunda etapa ofrece una formación específica de los laicos cristianos: su condición de testigos activos de la fe en medio del mundo.

Este volumen inicial está pensado para los acompañantes de los grupos que van a realizar el Itinerario de formación. Acompañar a un grupo de personas en su proceso de fe es participar en la actividad evangelizadora que Jesús ha confiado a la Iglesia: «Id por el mundo entero proclamando la buena noticia a toda la humanidad» (Mc 16, 15).
PRIMERA ETAPA: SER CRISTIANOS
La primera etapa del Itinerario de formación constituye una catequesis fundamental para adultos que contiene lo común a todo cristiano, base de su identidad. Esta primera etapa es ya una formación cristiana integral y básica que lleva a una confesión adulta de la fe, lo cual supone que la fe sea celebrada, vivida, hecha oración, compartida comunitariamente y anunciada.
PARTE I: LA PALABRA DE DIOS
Esta primera parte trata de proporcionar a los laicos una buena formación bíblica ayudándoles a superar lecturas infantiles, literalistas o fundamentalistas hoy todavía muy extendidas. El espíritu que guía el tratamiento de esta parte es la Constitución Dei Verbum del Concilio Vaticano II.
1. LA PALABRA DE DIOS. REVELACIÓN Y KERIGMA: El primer volumen nos propone y nos ayuda a abrir hondamente nuestra vida a la Palabra de Dios, clarificando, en primer lugar, lo que es la Revelación en su naturaleza y carácter propio, e introduciéndonos, en segundo lugar, en el núcleo central de esa Revelación: Jesucristo en su misterio Pascual.
2A. LA PALABRA DE DIOS. HISTORIA DE LA SALVACIÓN Y SAGRADA ESCRITURA: El volumen 2A del Itinerario muestra el valor que la Sagrada Escritura tiene para la Iglesia y la vida cristiana. Pretende que se comprendan y vivan las grandes categorías bíblicas y, sobre todo, las grandes etapas de la Historia de la Salvación contenidas en el Antiguo y el Nuevo Testamento y en la Tradición de la Iglesia.
2B. LA PALABRA DE DIOS. HISTORIA DE LA IGLESIA EN LA HISTORIA DE LA SALVACIÓN: Este volumen 2B está dedicado a la evangelización. En él se ha tratado de mostrar cómo la Iglesia ha ido realizando la interiorización del Evangelio y su expansión. El lector se encontrará en realidad con una historia de gracia y de acción santificadora del Espíritu que le hará descubrir que, desde Pentecostés, es ese mismo Espíritu el que guía y sostiene a la Iglesia.
PARTE II: LA SÍNTESIS DE LA FE
Esta segunda parte propicia que la persona, a partir de la actitud religiosa fundamental de apertura a la Palabra de Dios (primera parte), logre una viva, explícita y operativa síntesis de la fe, haciendo suya la fe de la Iglesia. Siguiendo el Catecismo de la Iglesia Católica, desarrolla de un modo integral, sistemático y progresivo el contenido básico de la fe cristiana. Se han tenido en cuenta las cuatro partes del Catecismo de la Iglesia Católica (Credo, Sacramentos, moral y oración), que se estructuran en torno a las dimensiones fundamentales de la fe: conocida, celebrada y vivida.
3. LA SÍNTESIS DE LA FE. PROFESIÓN DE FE Y CREDO: La fe cristiana es la respuesta razonable a la revelación de Dios, a la oferta salvadora que Dios hace de sí mismo. Este tercer volumen expone la fe de la Iglesia como fundamento de nuestra vida de creyentes en Dios. Respondiendo a las preguntas: ¿qué abarca esta fe?, ¿cuál es su centro?, nos ofrece el contenido y estructura trinitaria de la fe cristiana que profesamos en el Credo.
4. LA SÍNTESIS DE LA FE. SACRAMENTOS, ORACIÓN Y VIDA EN CRISTO: Después de haber presentado la profesión de fe cristiana, el cuarto volumen está dedicado a la celebración de la fe de la Iglesia -especialmente de los sacramentos- y de la oración, ya que «el don de la salvación confesado en el Credo es acogido y celebrado en la Liturgia y en la oración». Al mismo tiempo, esta salvación se hace vida en el cristiano. Nuestra vida moral y espiritual cristiana es así fruto de nuestra comunión de amor y de gracia con Cristo y con el Padre en el Espíritu Santo.
SEGUNDA ETAPA: SER TESTIGOS DE LA FE
Supuesta la catequesis fundamental de la primera etapa, la segunda etapa va dirigida a la formación más específica del cristiano en el terreno de la espiritualidad y del testimonio, de modo que viva su compromiso en el mundo desde la hondura de la fe.
PARTE III: LA ESPIRITUALIDAD CRISTIANA
La tercera parte profundiza en la experiencia de gratuidad, proponiendo una espiritualidad cristiana recia, vibrante y profunda, labrada -con la ayuda del Espíritu- a través de las virtudes cristianas básicas: teologales, evangélicas y humanas (cardinales); con ellas el laico vive como un seguidor de Jesucristo, asumiendo su estilo de vida, en fidelidad a la acción del Espíritu.
5. LA ESPIRITUALIDAD CRISTIANA. VIDA EN EL ESPÍRITU Y SEGUIMIENTO DE JESÚS: La grandeza y belleza de la vida cristiana consiste en vivir la vocación a la santidad que es obra del Espíritu. La vida cristiana es así experiencia de perdón, de salvación, de gracia y de libertad frente a la alienación del pecado, personal y social, y a la esclavitud de nuestras tendencias egoístas. Esta vida en el Espíritu tiene su fuente y su cumbre en los Sacramentos de la Iglesia. Desde ahí se entiende el vivir cristiano dinámicamente, es decir, como seguimiento de Jesús.
6. LA ESPIRITUALIDAD CRISTIANA. EL NUEVO MODO DE SER Y VIVIR CRISTIANO: Después de haber considerado los rasgos fundamentales de la espiritualidad cristiana, el presente volumen pretende hacernos percibir que todo lo anterior reclama un nuevo modo de ser y vivir que, siendo fruto de la gracia, también demanda la cooperación del hombre. De este modo, el presente volumen ahonda en las virtudes y valores evangélicos fundamentales que resplandecen en el rostro de Cristo y que deben caracterizar al cristiano maduro.
PARTE IV: EL COMPROMISO CRISTIANO
La cuarta parte pretende formar en el compromiso cristiano, de manera que el cristiano -con su acción y su palabra- viva inmerso entre los hombres como «luz del mundo» y «sal de la tierra», como testigo de Jesucristo. En esta militancia activa la interiorización de la Doctrina Social de la Iglesia es fundamental. El compromiso cristiano se apoya en la teología de la misión de la Iglesia, tal como aparece en la Constitución conciliar Gaudium et spes.
7. EL COMPROMISO CRISTIANO. LA IGLESIA Y LA TRANSFORMACIÓN DEL MUNDO: Dispuestos a emprender este último tramo del Itinerario de formación, el séptimo volumen centra su atención en el estudio de los diferentes campos de presencia y de compromiso laical para la transformación cristiana del mundo, siguiendo las palabras con las que comienza la Gaudium et spes: «Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombre de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez los gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo».
8. EL COMPROMISO CRISTIANO. TESTIMONIO Y TRANSMISIÓN DE LA FE: En este último volumen se nos ofrecen los criterios concretos que, derivados de la fe y de la moral cristiana, son imprescindibles para enjuiciar las situaciones que se dan en los distintos campos de acción y para adoptar compromisos concretos respetando aquellos otros criterios que, por pertenecer al terreno de lo opinable, quedan a la libre decisión de cada uno. Todo ello sin olvidar que el testimonio de vida cristiano y el compromiso social no deben dejar en segundo plano la necesidad de anunciar explícitamente a Jesucristo.
Más información

Última actualización el Lunes, 20 de Diciembre de 2010 16:52
 
 

On line

Tenemos 141 invitados conectado(s)