Ser y Tarea del Consiliario de ACG PDF Imprimir E-mail
Martes, 22 de Junio de 2010 15:23


Puesto que la Acción Católica General tiene la vocación de manifestar la forma habitual apostólica de “los laicos de la diócesis”, con razón podemos decir que la espiritualidad y misión del consiliario en la Acción Católica General no es otra que la espiritualidad y misión del presbítero dentro de la Iglesia, espiritualidad que emana del Sacramento del Orden.


Puesto que la Acción Católica General se define como la colaboración fraterna, estable y organizada entre el Ministerio Pastoral y el laicado, ambos insertos en la pastoral general de la Iglesia, con razón los obispos animan a los presbíteros a apoyar y acompañar la promoción de la Acción Católica General en orden a alentar el dinamismo misionero de la comunidad parroquial [Cf CLIM 126].


Y puesto que la comunidad parroquial es la matriz y el centro de gravedad de la Acción Católica General, con razón el párroco está llamado a ser “el consiliario habitual” de la Acción Católica General.


Para alimentar la vida espiritual y el sentido apostólico de los militantes de la Acción Católica General es fundamental la presencia del consiliario.


El centro unificador de la espiritualidad del presbítero es la caridad propia del pastor que nace de la identificación con Cristo Pastor y de un corazón que quiere servir al pueblo de Dios. La espiritualidad del consiliario de la Acción Católica General, que es la misma que la de todo consiliario de Acción Católica, es esta misma caridad pastoral que adquiere unas connotaciones al hilo de las características propias de la Acción Católica General. Por ello los presbíteros, que vayan a acompañar, servir, estimular y promover la Acción Católica General, precisamente por esa característica que posee de ser Iglesia, en lo que significa de totalidad y de conciencia plena, deben ser:


Presbíteros que viven plenamente la espiritualidad propia de su presbiterio diocesano en el ámbito secular.

Presbíteros profundamente centrados en su identidad y espiritualidad específicas y en permanente actualización para contribuir a la formación de un laicado protagonista, responsable, consciente, maduro, comprometido como el que quiere promover la Acción Católica General.

Presbíteros que ayuden a los laicos en su proceso personal, y les ayuden también a discernir, a iluminar desde la fe, y a abrir horizontes desde el Evangelio ante los nuevos problemas que la sociedad plantea cada día.

Presbíteros que presidan la celebración de la Eucaristía y acompañen con los sacramentos, alimenten con la Palabra y sirvan con la entrega de su vida.

El consiliario es quien hace presente al Obispo en la Acción Católica General, por la cuarta nota y por la eclesiología de comunión.
Proyecto de Acción Católica General
“A vino nuevo, odres nuevos” [Pág 26]
Última actualización el Martes, 22 de Junio de 2010 15:38