Aprobados los Estatutos PDF Imprimir E-mail
Jueves, 23 de Abril de 2009 19:58
   
 
 
   
   Hoy, 24 de abril de 2009, el Obispo auxiliar de Madrid y Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, Mons. Juan Antonio Martínez Camino ha hecho pública la aprobación de los Estatutos del Movimiento de Acción Católica General, por la XCIII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española.

Este hecho -recibido con la alegría del Tiempo Pascual- supone un paso importante en la puesta en marcha del Proyecto de Acción Católica General configurada como un Movimiento con tres sectores: niños, jóvenes y adultos.

Una nueva configuración que nos ayude a lograr una mayor y mejor evangelización y presencia en el mundo en general, y en el ámbito parroquial en particular. Un nueva configuración para que la Acción Católica General sea más fiel al encargo que la Iglesia le realiza en el Mundo de hoy.

Todo el proceso vivido hasta ahora, y la aprobación de los Estatutos del nuevo Movimiento, son motivo para dar gracias al Padre.
 
   
 Queremos ampliar el agradecimiento a los Señores Obispos, por la actitud de acogida al Proyecto que en su día les presentamos, y por el tiempo dedicado a reflexionar y compartir el mismo -tanto en los órganos que les son propios, como en el seno de sus diócesis con los militantes de la Acción Católica General-.

Queremos agradecer a la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, y a la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos el tiempo dedicado a compartir y debatir -tanto pastoralmente como jurídicamente- el Proyecto de Acción Católica General. Sus consejos, observaciones y sugerencias han sido fundamentales para que este Proyecto haya podido crecer.

Queremos agradecer especialmente a Mons. Atilano Rodríguez -obispo de Ciudad Rodrigo y Consiliario de la Acción Católica Española- el acompañamiento y cercanía que nos ha dedicado durante estos años. Agradecimiento que hacemos extensible a la Federación de Movimientos de Acción Católica Española y a los Movimientos que la componen.

Y por último, no queremos dejar de dar las gracias a los militantes de la Acción Católica General. Por su trabajo y fidelidad a la Iglesia y a la Acción Católica. Por la ilusión -a pesar de las dificultades y contratiempos- con que se afronta el futuro y por seguir viviendo en la Esperanza.

El futuro inmediato nos anima a encontrarnos en Cheste (Valencia) del 30 de julio al 2 de agosto para celebrar la Asamblea de Constitución del Movimiento Acción Católica General. Los militantes del Movimiento de Jóvenes de Acción Católica, de Acción Católica General de Adultos y del Sector de Niños de la Acción Católica General plasmaremos la rúbrica a este Proyecto que busca generar una espiritualidad que permita a niños, jóvenes y adultos -respetando su proceso vital- llegar a una síntesis entre experiencia espiritual y compromiso en el mundo, contemplación y acción, sentido de Iglesia y sensibilidad social, fundido en una unidad indivisible.

Un Proyecto que nos lleve a la misión, recogiendo el mandato de Jesús “Id por el mundo entero y proclamad la buena noticia a la humanidad”. Que nos ayude a ir del Cenáculo a Pentecostés... y a volver del compromiso en el mundo a la Mesa de la Eucaristía.

Un Proyecto que asegure una formación que parta de la vida, para llevarnos de nuevo a la vida. Que asuma en sí misma la espiritualidad y la misión que nos define.

En definitiva, un Proyecto dotado de una organización en la que, insertos en la parroquia, y abiertos a la Iglesia diocesana y universal, niños, jóvenes y adultos, todos ellos militantes de la ACG pueden ser responsables de la vida y actividad del Movimiento.

El pasado año, el Papa Benedicto XVI preguntaba a los miembros de la Acción Católica Italiana: «¿Acaso no es posible también hoy para vosotros, muchachos, para vosotros, jóvenes y adultos, hacer de vuestra vida un testimonio de comunión con el Señor, que se transforme en una auténtica obra maestra de santidad? ¿No es precisamente esta la finalidad de vuestra asociación?» -y añadía- «Ciertamente, esto será posible si la Acción Católica sigue manteniéndose fiel a sus profundas raíces de fe, alimentadas por una adhesión plena a la palabra de Dios, por un amor incondicional a la Iglesia, por una participación vigilante en la vida civil y por un constante compromiso formativo. Responded generosamente a esta llamada a la santidad, según las formas más características de vuestra condición laical... Esta amplia dimensión eclesial, que identifica vuestro carisma asociativo, no es signo de una identidad incierta o superada; más bien, atribuye una gran responsabilidad a vuestra vocación laical: iluminados y sostenidos por la acción del Espíritu Santo y arraigados constantemente en el camino de la Iglesia, se os estimula a buscar con valentía síntesis siempre nuevas entre el anuncio de la salvación de Cristo al hombre de nuestro tiempo y la promoción del bien integral de la persona y de toda la familia humana» [1].

Iluminados por estas palabras, y rogando que María Inmaculada nos acompañe y nos dé fuerzas para llevar a cabo los retos que nos proponemos... seguimos adelante. La tarea nos lleva a continuar “Abriendo caminos de Esperanza” [2].
 
   
  Madrid, 24 de abril de 2009
Comisión Gestora de Acción Católica General
 
   
  Notas

[1] Benedicto XVI, Palabras dirigidas a la Acción Católica en el 140 aniversario de su Fundación, 15 de mayo de 2008.
[2] Lema de la Asamblea de Constitución del Movimiento de Acción Católica General. Cheste (Valencia) del 30 de julio al 2 de agosto de 2009.
 
   
  Descargar comunicado en PDF  
   
   
   
Última actualización el Miércoles, 10 de Junio de 2009 09:58