CONVIVENCIA DE INFANCIA - DIÓCESIS DE BILBAO

La diócesis de Bilbao celebra su convivencia de infancia. 





Con la situación de la pandemia no pudimos irnos de fin de semana y dormir fuera como otros años, pero fueron unas convivencias urbanas. Aun así, aprendimos que no hacía falta irse muy lejos para estar cerca de Jesús. Además, nos ayudó a conectar más con las personas de nuestra parroquia y los demás grupos de infancia. Aunque no pudimos dormir juntas... conectamos las del grupo, un ratito a la noche por video llamada para charlar y hacer todo lo posible para que sea como una de las convivencias normal.

La convivencia duró en total 2 días, empezando el sábado por la mañana, ese día embarcamos nuestro viaje hacia la zona recreativa del monte cercano de Unbe. Por grupos de 4 estuvimos andando hasta llegar a nuestro destino, fue un viaje lleno de risas y momentos donde estuvimos unidos. Al llegar empezamos con juegos para conocernos que prepararon los monitores. Después de comer estuvimos jugando todos juntos a dos cosas distintas:
1- los juegos en corro que preparamos las baby shark
2- Estuvimos saltando a la cuerda todos juntos.
Al llegar a la parroquia por la tarde tuvimos videoforum con la película Ready player One. Después de la película conectamos con otra parroquia con grupos que se habían sumado a la convivencia para trabajar lo mismo que nosotros con los que comentamos también la película.

El domingo nos quedamos en los locales de la parroquia. Trabajamos el Ver de la campaña “El valor de las Personas” vimos el video del Papa que nos explicaba la diferencia entre una sociedad como una esfera o un poliedro. Alberto uno de nuestros monitores nos presentó Lantegi Batuak. Es una organización no lucrativa que genera oportunidades laborales para personas con discapacidad intelectual en Bizkaia, para lograr su inclusión, máximo desarrollo y calidad de vida. (https://www.lantegibatuak.eus/lantegi-batuak)
Nos contó cómo funciona, hay varios talleres y trabajan en sectores como la jardinería, fabricación de componentes electrónicos… y son más de 3.000 personas. Para un discapacitado es difícil encontrar un trabajo y aprendimos la importancia de tratar a las personas discapacitadas como uno más ya que son capaces de hacer lo mismo. Esta presentación de Alberto se hizo también vía online para que pudieran participar las demás parroquias que estaban de convi. Para terminar hicimos un teatro por grupos sobre la discapacidad y nos lo pasamos muy bien.

Yara, Haizea y Hazea
Diócesis de Bilbao