×

Mensaje

EU e-Privacy Directive

This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

View e-Privacy Directive Documents

You have declined cookies. This decision can be reversed.

Preparando el Domingo (Niños)

 "COMO HAS SIDO FIEL EN LO POCO, PASA AL BANQUETE DE TU SEÑOR"

19 de noviembre 2017 (XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario)

DESCARGAR

ninos

«Porque es como un hombre que, al irse de viaje, llamó a sus criados y les confió su hacienda. A uno dio cinco millones, a otro dos y a otro uno, a cada uno según su capacidad; y se fue. El que había recibido cinco se puso en seguida a trabajar con ellos y ganó otros cinco. Asimismo el de los dos ganó otros dos. Pero el que había recibido uno solo fue, cavó en la tierra y enterró allí el dinero de su señor.
Después de mucho tiempo, volvió el amo de aquellos criados y les tomó cuenta. Llegó el que había recibido cinco millones y presentó otros cinco, diciendo: Señor, me diste cinco millones; aquí tienes otros cinco que he ganado. El amo le dijo: ¡Bien, criado bueno y fi el!; has sido fi el en lo poco, te confi aré lo mucho. Entra en el gozo de tu señor. Se presentó también el de los dos millones, y dijo: Señor, me diste dos millones; mira, he ganado otros dos. Su amo le dijo: ¡Bien, criado bueno y fi el!; has sido fi el en lo poco, te confi aré lo mucho. Entra en el gozo de tu señor. Se acercó también el que había recibido un solo millón, y dijo: Señor, sé que eres duro, que cosechas donde no has sembrado y recoges donde no has esparcido. Tuve miedo, fui y escondí tu millón en la tierra. Aquí tienes lo tuyo. Su amo le respondió: Siervo malo y holgazán, ¿sabías que quiero cosechar donde no he sembrado y recoger donde no he esparcido? Debías, por tanto, haber entregado mi dinero a los banqueros para que, al volver yo, retirase lo mío con intereses. Quitadle, pues, el millón y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará. Y a ese criado inútil echadlo a las tinieblas exteriores. Allí será el llanto y el crujir de dientes».
Mateo 25,14-30

 
 
 

ORACIÓN

Gracias, Señor Jesús,
por tantos dones
con que nos habéis enriquecido.
No siempre pienso en ello,
pero ahora, hoy, te quiero dar las gracias por todos
y cada uno de los dones
con que Tú nos has enriquecido.
Según tu parábola, Señor Jesús,
no basta con reconocer que hemos sido agraciados,
que tenemos unos dones.
Es preciso que eso que Tú nos has dado
lo sepamos aumentar.
Es preciso que trabajemos
para dar crecimiento a todo lo que Tú
has puesto en nosotros.
Es preciso que lo que Tú nos has dado
lo pongamos al servicio de la humanidad.

 

PARA MEDITAR

Dios nos da un tesoro a cada uno de nostros. El tesoro que Dios nos da no es un cofre con oro, joyas o mucho dinero. Ese tesoro es mucho más importante: son las cosas que podemos hacer para que este mundo sea mejor.

Y a Dios no le gusta que enterremos nuestro tesoro, que no lo pongamos al servicio de los demás.

No podemos esconder bajo tierra aquello que puede hacer que este mundo sea un poquito mejor. Por esta razón no escondamos nada, arriesgemos nuestro tesoro, y seamos generosos con lo que Dios nos ha regalado generosamente.

PARA HACER VIDA EL EVANGELIO

  • Escribe el tesoro que Dios te ha regalado, es decir lo que tu puedes aportar para que en tu familia, en tu colegio, con tus amigos... la vida sea mejor para todos.

  • ¿Por qué Dios quiere que ofrezcamos nuestro tesoro a los demás? ¿Qué podemos hacer los cristianos para que este mundo sea más feliz?

  • Escribe un compromiso para ofrecer a los demás “tu tesoro”..