Conferencia Episcopal Española

Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar

pentecostes2016

El Día de Pentecostés es la fiesta del Espíritu Santo. Como a los discípulos la fuerza del Espíritu nos llena por dentro y nos lanza hacia fuera. El Espíritu capacita, como Iglesia naciente, para la misión. Dice el Papa Francisco: “Fue el bautismo de la Iglesia ‘en salida’ y nos anima: El mundo tiene necesidad del valor, de la esperanza, de la fe y de la perseverancia de los discípulos de Cristo”.
En el contexto del Año de la Misericordia, los fieles laicos tenemos mucho que aportar. El Papa pide a toda la Iglesia, pero también de modo singular a las asociaciones y movimientos laicales, que seamos capaces de evidenciar y transmitir la misericordia del Padre.
Con el encuentro con Jesucristo, rostro de la misericordia del Padre y el impulso del Espíritu Santo podremos llevar a cabo las obras de misericordia corporales, acciones que de forma concreta, física y tangible podemos realizar por los demás. Es necesaria no solo nuestra voluntad de hacerlas, sino nuestra acción y nuestra directa participación para llevarlas a cabo. Nos permiten entregarnos a los demás por entero. Las espirituales son actitudes y enseñanzas del mismo Cristo, con ellas nos convertimos en sostén y compañía de otras muchas personas en el camino de la vida.
Los Obispos de la CEAS nos animan a los laicos, en este año, a tomar conciencia de las obras de misericordia en su apostolado y potenciarlas con decisión. Actualizar su vivencia con audacia, creatividad y exigencia, debe seguir siendo un reto estimulante para el Apostolado Seglar de la Iglesia en España.