EL POLIEDRO… pieza clave, para crear una CULTURA del ENCUENTRO

A principios del curso pasado, elegimos entre tod@s, de manera conjunta y dinámica, el tema de nuestra campaña del cuatrienio

 
 
 

 

Las coordinadoras sectoriales son experiencias llenas de gracia, alegría e ilusión. En ellas, de forma conjunta, el sector de infancia, de jóvenes y el de adultos, comparte, dinamiza y construye la Acción Católica General, así como un laicado corresponsable que transforme las parroquias.

En la coordinadora que celebramos el pasado abril de este año 2019, los niños, jóvenes y adultos compartieron ideas para desarrollar la campaña del cuatrienio: “La cultura del encuentro” dentro del ámbito de los grupos y equipos de vida de las parroquias.

El objetivo se llevó a cabo por medio de una propuesta dinamizada: La construcción de nuestro “poliedro”.

El Papa habla de la existencia de una sociedad poliédrica, y de cómo nosotros, los cristianos, tenemos que dar respuestas diversas, a los problemas complejos que nos rodean. Partiendo de este elemento geométrico los niños, jóvenes y adultos construyeron, reunidos en pequeños, grupos, sus “tetraedros de la cultura del encuentro”.

Los tetraedros tienen 4 caras, en una de ellas ponían uno de los temas a tratar:
-Cultura del encuentro en contraposición a la cultura del descarte.
-Cultura del encuentro como el cuidado de la “casa común”
-Cultura del encuentro instrumento para el dialogo.

Y en las otras tres caras, por grupos, escribieron una propuesta de “Ver”, de “Juzgar” y de “Actuar”, que concretará acciones realizables para llevar a cabo estos temas sobre la cultura del encuentro en las diferentes parroquias y diócesis.

Os ofrecemos, a continuación cuáles fueron las conclusiones que nos han servido, posteriormente, para elaborar el documento que desarrolla la campaña.

Implantemos en nuestro corazón y en nuestras parroquias verdaderas actitudes en sintonía con esta propuesta del Papa: la nueva civilización de la CULTURA DEL ENCUENTRO.

¡Entre todos construimos nuestra Campaña!